Los chinegros

1343797325_1-FAMILIA
1343797325_1-FAMILIA
Autor: Maynor Eliezer Salazar
Share Button

Fotos Óscar Navarrete/ fotoarte: Félix castillo

HOY

La gota de sudor que pasa por su ojo cubierto con aceite negro descubre su mirada apagada y profunda. A ratos, la algarabía con la que le danzan a su Santo muestran otra faceta de su vida: la de un promesante ferviente.

Pero ante la vista de todas las personas que van a su alrededor es un completo extraño, un promesante que le baila al Santo. Un chinegro de Santo Domingo de Guzmán.

A diferencia de los otros bailes tradicionales en Nicaragua, los chinegros no utilizan un traje típico para realizar su danza. La única ceremonia que realizan es pintarse el cuerpo con aceite negro u otro tipo de sustancia, y llevar consigo una lanza o alguna flor artificial.

“Esta herencia proviene de los africanos, quienes al juntarse con los europeos enseñan a sus descendientes la celebración y cuando a estos los venden a las regiones de América, traspasan la tradición”, explica Irene López, folclorista e investigadora.

Como una manera de recordar a los africanos, los nativos de América comenzaron a pintarse de color negro y danzar, pero esta vez para ensalzar las fiestas católicas.

Es por eso que no solo existen chinegros en Managua, sino en otros sitios como en Nandaime, Jinotepe y Diría, pero cada uno con sus respectivas variantes.

El verdadero patrono de Managua es Santiago Apóstol, “y era él quien tenía a los chinegros, pero al descubrir la imagen de Minguito, fueron ellos (los promesantes) que decidieron venerar a Santo Domingo”, comenta López.

se ha degenerado

Este baile se puede ver todos los 1 y 10 de agosto, que son los días en que el Santo sale y luego retorna a la iglesia Las Sierritas.

La mayoría de los bailantes no están organizados, pero en la iglesia de Las Sierritas existen grupos que se organizan para garantizar el acompañamiento en la traída y dejada del Santo.

Lo malo es que no todos los chinegros andan en la procesión por cumplir tributo al Santo y degeneran la tradición en una práctica vulgar.

“Para los organizadores es imposible regular esto, porque no se puede andar detrás de cada persona a expensas de saber si hará o no algún tipo de violencia, pero lo que sí se puede hacer es organizarse y que los líderes de chinegros le indiquen a los promesantes que debe imperar la tradición antes de todo”, replica López.

Herencia de los africanos que llegaron a América

Share Button

Noticias relacionadas