Techo nuevo

Los comerciantes que están ubicados en el sector del calzado, la ropa y los salones de belleza en el mercado Iván Montenegro dejarán de colocar baldes por las goteras que caen del techo cada vez que llueve. Esto porque desde hace unas semanas tienen techo nuevo.

La colocación de las láminas de zinc beneficia a un total de 64 comerciantes, que están ubicados en la zona dos del mercado.
Gloria Ruiz

 

HOY

 

 

Los comerciantes que están ubicados en el sector del calzado, la ropa y los salones de belleza en el mercado Iván Montenegro dejarán de colocar baldes por las goteras que caen del techo cada vez que llueve. Esto porque desde hace unas semanas tienen techo nuevo.

 

Son unos 64 comerciantes los beneficiados con la instalación de 120 láminas de zinc, esto como parte de un plan de emergencia ejecutado por la gerencia de ese centro de compras, para evitar que tanto clientes como comerciantes se mojen, indicó José Blanco, intendente de ese centro de compras.

 

“Por lo menos el cliente ya va a poder pasar tranquilo por este sector y no se va a desviar por otro lado para evitar mojarse”, comentó Ingris Tellería, dueña de un salón de belleza en la zona dos del mercado, sector donde se ejecutó el proyecto.

 

Este trabajo tuvo una inversión de 60 mil córdobas, el que fue costeado con un fondo de emergencia de la intendencia.

 

“Durante las lluvias nosotros teníamos las quejas de los comerciantes. Incluso los medios de comunicación hicieron reportajes, porque la gente estaba reclamando que se estaba mojando y es cierto. Las láminas ya caducaron”, dijo Blanco.

 

OTRO PROYECTO

 

 

Blanco indicó que preparan una propuesta de un proyecto que será presentado a la Alcaldía de Managua, para buscar financiamiento y mejorar el sistema de drenaje, que es uno de los principales problemas que hay en el centro de compras.

 

El sistema de drenaje cuenta con tuberías que no son aptas, indicaron autoridades de la gerencia. Estas son de seis pulgadas y las que se necesitan para que el agua pase con fluidez deben ser de 12 pulgadas, por lo que se hace necesario un cambio de tuberías.

 

Parte del problema es que en ocasiones la tubería se taquea, ya que los comerciantes ubicados en el sector de los comedores no utilizan pascón para evitar que se vayan desperdicios de comidas en la tubería.

 

Además de cambiar la tubería, el proyecto comprende la instalación de desaguaderos en la zona de la aguja, en la bahía y por el parqueo de donde fue la Sandak.

 

MARIANA URBINA, comerciante ÁLVARO SANCHEZ, comerciante

 

 

...

Notas Relacionadas