Una ayudita para el corazón

Algunos síntomas del amor pueden provocar que el corazón palpite más de prisa o se detenga por un momento, pero hay veces que este órgano puede jugar una mala pasada, y no precisamente por estar enamorados, sino por una enfermedad.

 

Hoy

 

 

Algunos síntomas del amor pueden provocar que el corazón palpite más de prisa o se detenga por un momento, pero hay veces que este órgano puede jugar una mala pasada, y no precisamente por estar enamorados, sino por una enfermedad.

 

Sin embargo, este problema puede ser solucionado con un pequeño aparato llamado marcapasos, que corrige el latido “anormal” —menor a 40 veces por minuto— y busca uno más natural, de hasta 100 veces por minuto.

 

Hasta hace unos años, las personas que

 

debían utilizarlos tenían varios problemas, porque no se colocaban dentro del cuerpo, sino que servían con una batería externa que duraba muy poco, explica Marcos Argüello, cardiólogo electrofisiólogo del hospital Vivian Pellas.

 

Con el tiempo, el aparato se ha ido mejorando, y ahora son colocados en veinte minutos, en el pecho justo en la región subpectoral izquierda, donde el especialista realiza una incisión de cinco centímetros.

 

El precio de los marcapasos varía, y esto va en dependencia de la marca. Se pueden encontrar entre mil a cuatro mil dólares, en Nicaragua los más utilizados son el medtronic, biotronik y St. Jude, cuenta Argüello.

 

POR DENTRO

 

 

Así como existen diferentes marcas, también hay tipos, como unicamerales, bicamerales y tricamerales.

 

El primero solo consta de un cable, y estimula una cavidad del corazón, en cambio el bicameral tiene dos cables y como su funcionamiento es doble es más costoso, y el tricameral, que solo un nicaragüense lo ha implantado en el país.

 

Estos marcapasos cuentan con una carcasa de metal, llena de sustancias como litio, que provoca que la batería se mantenga viva hasta por ocho años.

 

Luego de la intervención, el paciente tiene que presentarse una semana después al consultorio de su especialista para revisar el marcapasos, luego un mes, y después cada año.

 

De esta manera se garantiza el buen funcionamiento del aparato, y desde luego la salud de la persona.

 

Los marcapasos pueden dejar de funcionar de un momento a otro. Falso. El paciente tiene que chequearse con frecuencia, porque de esta forma el especialista sabrá dos o tres meses antes si el aparato se detendrá antes de lo debido. Marcos Argüello, cardiólogo electrofisiólogo

 

Marcos Argüello, cardiólogo electrofisiólogo

 

 

Marcos Argüello, cardiólogo electrofisiólogoe internet

 

 

www.thinkstockphotos.com/ fotoarte: Mario flores

 

 

...

Notas Relacionadas