Agua milagrosa

Se habla de ir al mar esencialmente para vacacionar o simplemente despejarse, y en efecto cuando se regresa todo el estrés ya se ha ido, ¿alguna vez se ha preguntado por qué?

thinkstockphotos.com/ fotoarte: félix castillo

HOY

 

 

Se habla de ir al mar esencialmente para vacacionar o simplemente despejarse, y en efecto cuando se regresa todo el estrés ya se ha ido, ¿alguna vez se ha preguntado por qué?

 

Pues bien, se ha comprobado científicamente que del agua de mar contiene un elemento llamado plancton, que es rico en vitaminas y microorganismos.

 

Este componente, por llamarle de otra manera, al entrar en contacto con el cuerpo libera sustancias antivirales, antibacterianas y hormonales que la piel absorbe fácilmente, proporcionando un estado de relajación general.

 

Además el agua de mar contiene minerales, y 89 de los 118 elementos que aparecen en la tabla periódica de los elementos.

 

Es decir que tanto bañarse, como consumir esta agua traerá muchos beneficios para el organismo. Así lo confirma María Teresa Ilari, coordinadora del Dispensario Marino en Managua, quien destaca que esta medicina natural es utilizada desde tiempos antiguos.

 

Se sabe que Platón se curó de una artritis con agua de mar, y se ha comprobado que esta es eficaz para curar dolores reumáticos, mala circulación y hasta déficit de nutrición.

 

Curativa

 

 

La especialista afirma que al agua de mar, se le puede catalogar como el bien que cura todos los males. “En mi consultorio es la primera terapia que recomiendo, porque aparte que es la más barata, es una de las más eficientes”, destaca Ilari, quien además es médica internista y trabaja con terapia floral.

 

Los efectos son tan buenos, que doña Alba Dolores, una paciente del dispensario que sufre de problemas de diabetes, afirma que desde que comenzó a tomarla le aplican menos insulina, ha dejado de tomar las pastillas para la presión y los dolores han disminuido.

 

Equilibran el organismo, producen anticuerpos y hasta nutre

 

...

Notas Relacionadas