Instinto animal

Entre humanos el infanticidio es un acto criminal y abominable, pero en el reino animal la historia toma otro giro. Aquí es una práctica de supervivencia, donde la ley del más fuerte se impone.

Fotos: www.thinkstockphotos.com/ Arte: Félix Castillo

HOY

 

 

Entre humanos el infanticidio es un acto criminal y abominable, pero en el reino animal la historia toma otro giro. Aquí es una práctica de supervivencia, donde la ley del más fuerte se impone.

 

Algunas especies acostumbran a comerse a la última cría, cuando se percatan que estas vienen con algún defecto y por ende no sobrevivirá.

 

También ocurre con las madres primerizas (perras y gatas), porque su instinto les dice que el último de la camada es el más débil y es mejor comerlo para recuperar energías que gastarlas en vano cuidándolo, explica Noel Martínez, médico veterinario de la clínica Consultorio Animal.

 

Esta práctica que bien se podría catalogar como infanticidio animal, también ocurre en especies silvestres como leones, chimpancés y osos.

 

Se puede evitar

 

 

El especialista aclara que aunque el comerse a las crías es un acto instintivo, se puede prevenir, sobre todo cuando se trata de animales domésticos.

 

“Es necesario llevar un control prenatal que sea bien riguroso, y garantizar la alimentación adecuada para que a la hora de parir la hembra tenga los nutrientes necesarios y no se sienta débil”, destaca Martínez.

 

Mantener las vacunas al día es otra de las recomendaciones del especialista, quien agrega que de esta manera se evitarán posibles infecciones post parto.

 

En el caso de las perras que tienen cachorros por primera vez, también hay que estar pendientes de que al levantarse o echarse cerca de sus hijos, no los aplasten con el peso de su cuerpo.

 

Con las gatas, que por naturaleza son más livianas, lo que hay que cuidar es que el macho y la hembra no estén en una misma casa, porque el gato es muy territorial y puede matar las crías para seguir siendo el dominante, asegura Martínez.

 

El especialista cuenta que las aves no están exentas del infanticidio animal, las que se reproducen en cautiverio, como las palomas de castillo y los zanates, también se deshacen del polluelo más débil para garantizar que su colonia sea la más fuerte.

 

Journal of Theoretical Biology , cuando un león macho es despojado de su liderazgo, el nuevo rey se come a las crías y lo hace de una forma feroz: muerde su cabeza, espalda, cuello y aplasta su abdomen.

 

 

Fuente: hoy/ internet

 

 

FUENTE: NOEL MARTÍNEZ, CENTRO MÉDICO VETERINARIO. DIRECCIÓN: IGLESIA PIO X, UNA CUADRA AL LAGO, UNA CUADRA ABAJO.

 

 

...

Notas Relacionadas