Con ojo de mujer

Corría el año 1977 y el gobierno de la época (dictadura Somocista) vivía sus últimos años. En ese caótico momento de la historia, una chavala pilas puestas llegó a la redacción de La Prensa con la esperanza que la dejaran hacer una pasantía como fotógrafa, una profesión que hasta entonces era reinada por hombres.

hoy

 

Corría el año 1977 y el gobierno de la época (dictadura Somocista) vivía sus últimos años. En ese caótico momento de la historia, una chavala pilas puestas llegó a la redacción de La Prensa con la esperanza que la dejaran hacer una pasantía como fotógrafa, una profesión que hasta entonces era reinada por hombres.

 

Después de un par de preguntas y una que otra mirada de ¿será que ‘soque’? le dieron el sí. Un mes después, Margarita Montealegre estaba firmando contrato y haciendo historia, pues pasó a ser la primer fotoperiodista de Nicaragua.

 

Con apenas 21 años, y una Guarda Nacional al acecho, Montealegre siempre demostró que ser mujer no la hacía ni más ni menos que el resto de colegas.

 

“Ahí fue cuando empezó en realidad mi escuela: la más dura y directa, pero la mejor. Fue en ese momento, uno de los más significativos de mi vida, donde me comprometí con la fotografía”, recuerda.

 

En ese entonces retrató muertes, atentados, enfrentamientos, y algunas alegrías, como la del día del triunfo de la revolución. En algún momento llegué a pensar que “no quedaría viva para contar el cuento”, confiesa la fotógrafa, quien años después también formó parte del equipo de Barricada y Editorial Vanguardia.

 

Según sus propias palabras, para ella la fotografía no es un trabajo si no una pasión “gozo trabajar, las risas, las mofas de la gente es parte de lo que soy”, dice Montealegre.

 

En 56 años de vida y 35 de carrera, se ha dado el lujo de congelar momentos increíbles, y ahora entre risas cuenta que se dedica a fotos más ‘relax’ pues trabaja para la BBC: “Bodas, bautizos y comuniones”, —ríe—.

 

...

Notas Relacionadas