Sonidos a flor de piel

La percusionista María José Ocarina, desde los 3 años daba guerra con las porras y cazuelas. Desde temprana edad aprendió a sacarle melodía a todo lo que encontraba a su paso.

No dejes que, es el sencillo de Rob & Ocarina y lo pueden descargar gratis en su perfil de Facebook.
Carlos Herrera/ Fotoarte: Mario Flores.

Hoy

 

La percusionista María José Ocarina, desde los 3 años daba guerra con las porras y cazuelas. Desde temprana edad aprendió a sacarle melodía a todo lo que encontraba a su paso.

 

“Nunca me dijeron nada, tal vez porque todos en mi familia eran artistas. Mis padres desde los 15 años se consagraron como bailarines tradicionalistas de folclor, además mi papá era músico, tocaba la guitarra y el bajo”, comenta Ocarina.

 

DE PURA CEPA

 

El primer instrumento que María tocó de corazón fue la marimba desde los seis años. Ella empezó a amar la música con la marimba de arco; la tradicional de Masaya.

 

“Con la marimba hay una conexión muy especial porque es un instrumento muy íntimo y siempre ha estado presente en mi familia, y con ella tengo algo muy personal”, dice.

 

Hoy por hoy Ocarina es una símbolo femenino en la escena musical, porque se ha destacado como percusionista en un área dominada por hombres. Ella viajó hasta Costa Rica para estudiar música y sacarle el jugo a la batería.

 

Para la nueva camada de artistas Ocarina es un referente, ya que es fascinante verla con las baquetas imprimiéndole su sabor latino a la batería. Y sobre todo es muy relajante escuchar y observar como con los golpes de sus manos saca las melodías de la caja de percusión.

 

Con su nuevo proyecto musical Rob & Ocarina está haciendo un balance entre la técnica y el ‘filing’ que surge del instrumento. Con su banda está agarrándole el gusto al canto, lo cual para ella es algo terapéutico.

 

Sentirse vivo estará impregnado de funk y una fusión latina.

 

...

Notas Relacionadas