La otra realidad

El cine y la televisión han vendido la imagen de los senos grandes como lo sexy, lo ideal. Pero como del dicho al hecho hay mucho trecho, la verdad es otra muuuuy distinta.

Fotos: thinkstockphotos.com/ fotoarte: mario flores

HOy

 

El cine y la televisión han vendido la imagen de los senos grandes como lo sexy, lo ideal. Pero como del dicho al hecho hay mucho trecho, la verdad es otra muuuuy distinta.

 

Ya sea por condición genética o por estar pasaditas de peso, el hecho de tener los senos grandes implica una serie de problemas para la mujer.

 

Por un lado el complejo de ‘chichona’ que la gente se encarga de remojar; por otro los dolores de espalda que implica cargar tanto peso (sobre todo cuando se es flaca) y para rematar lo difícil que es encontrar sostenes de talla grande.

 

“Lo del complejo es muy común, porque desde pequeñas la sociedad las señala, con apodos y con las miradas morbosas que los varones les echan”, dice María Lourdes Gómez, sicóloga del centro de mujeres Ixchen.

 

qué rollo

 

Según la psicóloga, otra dificultad que encuentran es a la hora de vestirse, pues no pueden ponerse cualquier tipo de ropa. En algunos casos los senos se salen del escote, las blusas no abrochan bien y se ven obligadas a comprar ropa de tallas más grandes.

 

En términos de salud, las mujeres se senos grandes, son más propensas a padecer de quistes en los pechos porque tienen mayor cantidad de grasa o tejido adiposo.

 

“El otro factor que las afecta es que con el tiempo pierden su forma y contextura, haciendo que los senos se caigan”, explica Gómez.

 

A todo esto se suma lo tímida que se sienten algunas en su vida sexual, porque el tamaño de los senos les impide realizar ciertas posiciones. El problema es tal que algunas hasta llegan a tener autoestima baja.

 

En este sentido, la sicóloga recomienda a las mujeres aprender a aceptar su cuerpo tal y como es, reconocer que la belleza es única y no tiene nada que ver con la imagen que vende la publicidad.

 

...

Notas Relacionadas