Un manjol que espanta clientes

Un río de agua mal oliente y sucia tienen que cruzar las personas que transitan el sector de los pescados de este mercado.

Un río de aguas negras, pasa frente a los comercios donde se vende pescado en este sector.
Guillermo flores 

 

Hoy

 

 

Un río de agua mal oliente y sucia tienen que cruzar las personas que transitan el sector de los pescados de este mercado.

 

Y es que desde hace tres días que se tapó un manjol están inundados y el agua que corre por sus tramos desprende mal olor, además lleva basura.

 

En el trayecto del agua hay negocios de pollo, pan, abarrotes y otros productos que se han visto afectados por el problema.

 

Esta situación no representa solo un problema de dinero para los comerciantes, sino también de salud, ya que algunos de los productos que se venden en el sector son alimenticios.

 

El negocio que está justo encima del manjol tiene tres días de no abrir, y su dueño ya ha visitado en varias ocasiones al director de la Corporación de Mercados de Managua (Commema).

 

Sin embargo, esto no ha sido suficiente, el problema persiste, y ellos, quienes pagan una mensualidad a Commema, se sienten molestos.

 

Daños económicos

 

 

“Yo pago siempre, pero ahora tengo tres días sin poder vender, con qué les voy a pagar (a Commema), para cobrar son buenos, pero a la hora de resolver lo mandan a uno de un lugar a otro y nadie hace nada”, expresa Álvaro González, dueño del local más afectado.

 

Los demás comerciantes también están inconformes, se sienten abandonados y molestos porque la gente no quiere entrar a comprar.

 

Por su parte, Augusto Rivera, director de Commema, ha expresado en más de una ocasión que para resolver esto, necesitan el apoyo de Enacal.

 

“Nosotros no tenemos la maquinaria para realizar este tipo de trabajos, los podemos limpiar por fuera, pero no destaquearlos”, expresó.

 

Pero los comerciantes sienten que Commema debería hacer una gestión más rápida para resolver este tipo de problemas que tanto los afectan.

 

Mientras, algunos comerciantes han colocado adoquines frente a los tramos para permitirle a la gente que salte entre ellos.

 

Otros simplemente les toca mantener los pies en el aire, para no mojarse con el agua sucia.

 

Jackson Maradiaga,comerciante Nubia Cárdenas,comerciante

 

 

...

NOTAS RELACIONADAS