Veladora fatal

Tener una casa propia fue el sueño hecho realidad para doña Maritza González, de 43 años, quien con todo el sudor de su frente se ‘puso las pilas’ para pagar a tiempo sus deudas con el banco, pero en cuestión de segundos sus esfuerzos quedaron reducidos por las llamas que devoraron su vivienda y todas sus pertenencias.

Los pobladores trataron de apagar el fuego, pero la falta de agua en la zona les impidió actuar con rapidez.
Enrique Oporta 

 

 

hoy

 

 

Tener una casa propia fue el sueño hecho realidad para doña Maritza González, de 43 años, quien con todo el sudor de su frente se ‘puso las pilas’ para pagar a tiempo sus deudas con el banco, pero en cuestión de segundos sus esfuerzos quedaron reducidos por las llamas que devoraron su vivienda y todas sus pertenencias.

 

Ella es madre soltera y comerciante de productos perecederos en el Mercado Oriental. González vive con sus tres hijos, de 27, 13, 8 años y su nietecito de 5, quienes afortunadamente al momento del incendio no se encontraban en la vivienda.

 

“Dejé una candela encendida en la mesa, porque no había luz, y se me olvidó apagarla”, aseguró con lágrimas en sus ojos González.

 

El hecho ocurrió la mañana de ayer en la Zona Cuatro de Ciudad Sandino, en el barrio Pedro Joaquín Chamorro, de la Casa Hacienda 4 cuadras abajo, 1 cuadra al lago.

 

...

Notas Relacionadas