Precio que hace llorar

Comerciantes de la Cooperativa Nueva Generación para Cristo 2010, del mercado Oriental piden explicaciones a la Asociación Nicaragüense de Vegetaleros (Aniveg), por el alto precio del quintal de cebolla.

El precio del quintal de cebolla se dispara a C$900.
Carlos Herrera

 

Hoy

 

Comerciantes de la Cooperativa Nueva Generación para Cristo 2010, del mercado Oriental piden explicaciones a la Asociación Nicaragüense de Vegetaleros (Aniveg), por el alto precio del quintal de cebolla.

 

Según algunos miembros de esta cooperativa, los comerciantes mayoristas que pertenecen a Aniveg, pueden viajar a Guatemala a comprar cebolla y cada quintal lo adquieren a 18 dólares y cuando el producto ingresa al país, el costo final del producto es de aproximadamente 23 dólares.

 

Sin embargo, al momento que la cebolla es llevada al mercado, el precio que deben pagar los medianos y pequeños comerciantes por cada quintal es de C$$900, equivalente a 38 dólares, es decir que lo compran 15 dólares más caro.

 

“Se están ganando por cada quintal casi C$$360, y si sacamos la cuenta, ellos se están ‘echando’ a la bolsa casi 18 mil dólares de ganancia al mes por todo lo que cobran. Lo peor es que Aniveg no explica porqué ponen ese precio”, afirma Marvin López Pérez, uno de los miembros de la Cooperativa Nueva Generación para Cristo 2010.

 

Otra de las quejas es que ellos como comerciantes perciben que este incremento, además de ser injusto para los medianos y pequeños comerciantes, perjudica la bolsa de los consumidores, porque cada libra de cebolla se esta vendiendo por lo menos entre 10 y 12 córdobas.

 

Por otro lado, ellos lamentan no tener licencia fija para exportar e importar los productos y que los únicos que tienen ese privilegio son los grandes comerciantes.

 

“No nos dejan importar ni exportar, nosotros no significamos nada para ellos, porque creen que nosotros no tenemos derechos”, afirma don Marvin.

 

Además las autoridades pertinentes como el Mific y el Magfor, no han explicado nada del tema.

 

De acuerdo a Luis García, miembro de la cooperativa, la actitud de Aniveg es la de un monopolio, ya que ellos acaparan toda la importación de este producto, y controlan a gusto y antojo los precios. “No hay libre comercio para nosotros. Hay que mantener precios justos y estables en todos los productos perecederos”, asegura García.

 

...

NOTAS RELACIONADAS