Por tu letra te conoceré

La letra de cada persona es como un sello, casi que una huella digital pues viéndolo bien que no existen dos que sean exactamente iguales. Esos pequeños rasgos que las diferencian dieron origen a una seudociencia muy particular, llamada grafología.

Hoy

 

 

La letra de cada persona es como un sello, casi que una huella digital pues viéndolo bien que no existen dos que sean exactamente iguales. Esos pequeños rasgos que las diferencian dieron origen a una seudociencia muy particular, llamada grafología.

 

Y aunque hasta la fecha no existen pruebas científicas contundentes, sí se han realizado diversos estudios que demuestran que a través del tipo de letra se puede saber el tipo de personalidad, inteligencia y aptitudes profesionales.

 

Los encargados de analizarla son los grafólogos, quienes aseguran que a través de esto también se pueden diagnosticar algunos aspectos de la salud física y mental.

 

Esto se produce porque para que la mano escriba, el cerebro tiene que dar la primera orden y es en la corteza cerebral donde la imaginación, el pensamiento y la decisión están ubicados.

 

Entonces si tiene la costumbre de apoyar el lápiz tan fuerte hasta que se quiebra la punta, esto refleja que es una persona tensa. Los que escriben letra de hormiga se caracterizan por ser los más tímidos e inseguros, explica Gioconda Cajina, médica psicoterapeuta.

 

REVELADORAS

 

 

Si las letras son muy puntudas significa que son personas muy optimistas y ambiciosas; quienes hacen la firma tan grande que hasta se salen de la línea, se les define como gente que tiene delirios de grandeza y que no respetan los límites.

 

Hasta los garabatos tienen su razón de ser, porque quienes los realizan son personas que padecen de inquietud y sienten que su tiempo está siendo desperdiciado, dice la especialista.

 

Pero la grafología no solo se utilizan para conocer características de la personalidad, también ha ayudado a detectar algunas enfermedades como el mal de Parkinson.

 

De hecho se ha confirmado que los niños que no terminan una frase o tienen una letra temblorosa, pueden tener alguna enfermedad neurológica.

 

Los que repintan mucho la letra o la hacen muy grande están propensos a tener problemas en la vista, por ello lo más recomendable es acudir al médico en caso de algunos de estos signos.

 

También están los que cambian la letra a menudo, que son niños inestables.

 

Internet

 

 

Gioconda Cajina López, médica psicoterapeuta.

 

 

Capitán Fabricio Muñoz Centeno, jefe de secretaría ejecutiva Estación Cuatro y William García, jefe de Auxilio Judicial de la Estación Cuatro

 

 

héctor esquivel/ fotoarte: félix castillo

 

 

...

Notas Relacionadas