Para los pequeñines

Huevos, pollo, queso, arroz, refrescos, leche, crema y una variedad de productos perecederos fue la donación que un grupo de comerciantes del mercado Iván Montenegro realizó ayer al Centro de Desarrollo Infantil (CDI) Mildred Abaunza.

Los niños del Centro de Desarrollo Infantil Mildred Abaunza disfrutaron de una mañana de bailes y juegos, durante la donación de víveres de parte de comerciantes.
Gloria Ruiz

 

 

HOY

 

 

Huevos, pollo, queso, arroz, refrescos, leche, crema y una variedad de productos perecederos fue la donación que un grupo de comerciantes del mercado Iván Montenegro realizó ayer al Centro de Desarrollo Infantil (CDI) Mildred Abaunza.

 

“Esta colaboración la hacemos en saludo a las celebraciones del Día Internacional del Niño, que se han estado efectuando todo este mes. Nosotros sabemos que una buena parte de los niños que asisten al CDI son hijos de comerciantes, por eso también lo hacemos”, dijo Ingris Tellería, una de las comerciantes que entregó la ayuda.

 

AGRADECIMIENTO

 

 

Pilo Barilla, directora del centro, agradeció la ayuda de los comerciantes que beneficiará a 280 niños que son atendidos en el centro, el 50 por ciento de estos son hijos de comerciantes.

 

“Nosotros contamos con un presupuesto mensual que nos da el Ministerio de la Familia (Mifamilia), que es para la manutención de los niños, pero ese presupuesto no da para actividades recreativas, como por ejemplo la celebración del Día de los Niños. Es por eso que nosotros le agradecemos a los comerciantes por los víveres”, dijo Barilla.

 

Son 120 mil córdobas mensuales los que el CDI recibe de Mifamilia para los servicios que se le dan a los niños y para la “ayuda”, según la directora del centro, que se le da al personal de ese sitio.

 

La colaboración la recolectaron de tramo en tramo en el Iván Montenegro.

 

DIVERSIÓN

 

 

Durante la entrega de la productos, los pequeñines bailaron y jugaron al ritmo de la canción La maraca .

 

Los niños de un año de edad realizaron la competencia de quien llegara primero a la meta con una chimbomba en medio de las piernas.

 

Los más grandecitos demostraron su talento en el baile, donde ‘movieron el esqueleto’ al ritmo de danzas caribeñas, bailes folclóricos y rock and roll.

 

Finalizaron la mañana quebrando piñatas.

 

YOLANDA TALAVERA, comerciante SANDRA FLORES, educadora

 

 

...

Notas Relacionadas