Una brazada saludable

Una de las actividades que griegos y romanos realizaban para mantenerse en forma y ser los mejores guerreros era la natación. Los jefes de los batallones ordenaban hacerlo porque las condiciones físicas que proporcionaba eran insuperables.

thinkstockphotos.com/ fotoarte: Mario flores

Hoy

 

 

Una de las actividades que griegos y romanos realizaban para mantenerse en forma y ser los mejores guerreros era la natación. Los jefes de los batallones ordenaban hacerlo porque las condiciones físicas que proporcionaba eran insuperables.

 

En la actualidad, son los doctores y entrenadores de gimnasios los que recomiendan hacer este ejercicio porque están conscientes de los beneficios que brinda el solo flotar o zambullirse en el agua.

 

“Es uno de los deportes más completos en el mundo, trabajás los brazos, piernas, varios músculos de la espalda y eso te da una figura compacta. Además te ayuda a desarrollar otras habilidades que no se perciben en el andar diario”, destaca Wilfelm Friedmann, director y entrenador de natación de la escuela Los Tritones, ubicada en la Universidad Nacional de Ingeniería.

 

un solo movimiento

 

 

Cuando se hace una brazada (movimiento de las manos hacia adelante que consiste en extenderlos y recogerlos), se ejercitan los bíceps, los tríceps, músculos pectorales y dorsales, y se quema la grasa acumulada.

 

Y si las indicaciones de parte del entrenador son puestas en práctica correctamente, la natación también ejercitará la mayoría de las articulaciones y aumentará la flexibilidad de las mismas.

 

Otro beneficio de esta actividad es que cada esfuerzo realizado hace que los músculos aumenten de tamaño, haciéndose más fuertes y resistentes a las lesiones.

 

“Si lo vemos en el aspecto de la salud, la natación es un deporte que ubica nuestro cuerpo en posición horizontal, facilitando el bombeo del corazón y permitiendo que el sistema cardiovascular esté al mismo nivel, oxigenando todos los órganos y el cerebro al mismo tiempo”, explica el entrenador.

 

Aunque se recomienda iniciar las clases de natación a los 18 meses de vida o antes, cualquier persona sea gorda, delgada, grande, pequeña, de la tercera edad o joven, aún puede ser partícipe de los beneficios que ofrece este deporte.

 

...

Notas Relacionadas