Se sienten en el olvido

Los carros pasan de lado, la gente se llena de lodo, a veces hay mal olor y los comerciantes ubicados en el sector del Gancho de Caminos se sienten abandonados.

El adoquinado de esta calle está en desperfecto, según los comerciantes desde hace unos cinco años.
Guillermo Flores

SE SIENTEN EN EL OLVIDO

 

 

Hoy

 

 

Los carros pasan de lado, la gente se llena de lodo, a veces hay mal olor y los comerciantes ubicados en el sector del Gancho de Caminos se sienten abandonados.

 

Según, ellos tienen más de cinco años que no se le da el mantenimiento debido a la calle, y es que en el lugar, los adoquines se han movido, y hay gran cantidad de huecos.

 

Cuando llueve, la situación es peor, se hacen lagunas, el acceso es difícil y las ventas bajan porque la gente se siente incómoda en el lugar.

 

“Aquí a veces se nos moja la mercadería porque con los charcos, los buses pasan y mojan a la gente y las cosas que ponemos”, expresa Ariel Rugama, comerciante del sector.

 

Además esto causa desorden en el sector ya que conductores ven los grandes huecos y pasan por el carril contrario, lo que hace peligroso circular por la vía.

 

Basura también

 

 

Pero en el lugar también hay problemas de limpieza, y es que según los comerciantes, los recogedores de basura no llegan siempre.

 

“A veces la basura se acumula, y lo que hacen es que se pasan llevando lo que ven encima y lo demás lo dejan”, afirma Rugama, quién dice que esto ha afectado sus ventas.

 

Los negociantes que tienen sus puestos en la zona dicen haberse comunicado en diversas ocasiones con las autoridades, pero hasta el momento aún no obtienen respuesta.

 

“La limpieza del mercado es una cuestión de todos los días, y en muchos casos se limpia temprano y en un rato ya está sucio otra vez”, comenta Augusto Rivera, director de la Corporación de Mercados de Managua (Commema).

 

Según Rivera, ellos tienen designado a gran personal para la tarea, pero cuando llega la lluvia, a veces es más trabajo, porque la corriente arrastra más cantidad de basura.

 

Por su parte, los comerciantes aguardan a que las reparaciones se den en la zona, antes de que la calle se vea más afectada por las lluvias de la temporada.

 

Mientras tanto, siguen esperando a que la lluvia tenga un poco de consideración con ellos, puesto que ya se han visto afectados en lo que va del invierno.

 

Adriana Quintana, comerciante

 

 

“Eso siempre ha estado así, no hay quién componga, aunque vayamos a hablar y a quejarnos, no hacen nada, siempre seguimos en lo mismo”. Francisco Suárez, comerciante

 

“Aquí a veces se hace como un río, cuando viene el invierno, y solo vienen a medio componer cuando va a pasar Santo Domingo”.

 

...

Notas Relacionadas