Siempre grandiosas

Se levantan desde temprano y sus jornadas de trabajo son muy largas, pero todo vale la pena por darles a sus hijos una buena vida, estas son las madres del Oriental.

Erica celebra doble esta fecha, porque el 30 de mayo se convirtió en madre por primera vez.
Guillermo Flores 

 

HOY

 

Se levantan desde temprano y sus jornadas de trabajo son muy largas, pero todo vale la pena por darles a sus hijos una buena vida, estas son las madres del Oriental.

 

En el ajetreo del día, la gente que pasa y el bullicio típico de este lugar, se crió Luz Marina Mercado, quién creció junto a su mamá y todos los tramos.

 

“Cuando yo estaba creciendo esto no era mercado, cuando yo era pequeña no se podía llamar así, ahora es enorme”, cuenta Luz Mercado, quién considera que su mamá también hizo un buen trabajo al esforzarse por ella.

 

Ahora Luz tiene a su hija y a su nieto, quienes la acompañan todos los días a vender, Martha de 25 años y Justin, un pequeño de solo 13 meses a quién parece no molestarle ni el Sol, ni el calor.

 

Lucha diaria

 

También Jamileth Pupiro es una luchadora, quién a pesar de no poder hablar ni escuchar, ha sacado adelante a sus dos hijos vendiendo productos.

 

Ella y su esposo son sordos de nacimiento, y ‘a como pueden’ se comunican con los clientes, ya son más de dos años los que tienen de estar vendiendo.

 

Sus dos hijos pueden hablar y escuchar, los familiares que están en tramos cercanos les ayudan a veces a cuidarlos.

 

Los pequeños, quienes nunca han escuchado las voces de su madre y de su padre, han aprendido a hablar junto a sus vecinos del mercado.

 

Doble fiesta

 

Algunas madres celebran su día en la fecha en que dieron a luz, cuando tuvieron a su hijo en brazos por primera vez.

 

En el caso de Erica Quintanilla la celebración es doble, porque su pequeño hijo Chris nació el 30 de mayo.

 

“Para mí este es un día muy especial, es un momento para venerar el sacrificio, el desvelo y el trabajo que conlleva ser madre y en mi caso coincide con el propio día”, comenta Quintanilla.

 

Esta madre, quien comparte sus días de trabajo con su hijo, no visualiza dejarlo en casa, ahí permanecen juntos, él viendo películas y ella consiguiendo el sustento para el hogar.

 

...

Notas Relacionadas