“CARIÑOSITA”

Ileana Ortega es una compradora habitual del mercado Roberto Huembes, quien se llevó tremendo susto cuando preguntó por el precio de la naranja agria y la marchantita le dijo que cada unidad cuesta ocho córdobas.

Las naranjas agrias de este tamaño son las que se cotizan a cinco córdobas en el mercado Roberto Huembes.
Gloria Ruiz

 

HOY

 

 

Ileana Ortega es una compradora habitual del mercado Roberto Huembes, quien se llevó tremendo susto cuando preguntó por el precio de la naranja agria y la marchantita le dijo que cada unidad cuesta ocho córdobas.

 

“Es una barbaridad a como están dando los comerciantes la naranja agria, ya pregunté en varios tramos y no se bajan de ocho córdobas cada naranja agria”, manifestó la compradora.

 

Y es que en este mercado la naranja agria pequeña se cotiza a cinco córdobas y la más grande a ocho córdobas.

 

Los comerciantes aseguran que el 100 de este producto lo compran entre los 500 y 600 córdobas la más grande y 400 la más pequeña.

 

Es decir que a cada naranja el vendedor le gana entre uno y dos córdobas, en dependencia del tamaño de estas.

 

El encarecimiento de este producto perecedero se debe, de acuerdo con los comerciantes, a que la cosecha no ha entrado en su apogeo.

 

“Para esta fecha es normal que el precio esté caro, porque aunque los árboles de naranja agria están cargados, todavía la naranja está muy pequeña y no tiene ácido”, comentó el comerciante Edgard González, vendedor de frutas y verduras de ese centro de compras.

 

VENTAS

 

 

Debido a que este producto está por las nubes, los comerciantes dicen estar experimentando bajas ventas, ya que el comprador no quiere pagar el precio que cuesta la naranja agria.

 

“Cuando la gente le decimos el precio no le parece y da la vuelta. Además las pocas personas que llevan el producto compran lo más tres naranjas agrias, cuando antes llevaban hasta dos docenas”, manifestó el comerciante Enrique Castro.

 

Las bajas ventas han obligado a los comerciantes invertir menos producto de lo que estaban acostumbrados.

 

Tal es el caso del comerciante Luis González, quien para la semana compra 100 naranjas agrias, cuando en otras ocasiones llega a invertir hasta 400 naranjas a la semana.

 

SONIA PÉREZ, comerciante LUIS GONZÁLEZ, comerciante

 

 

...

NOTAS RELACIONADAS