Necesitan un mercado

Con los primeros rayos del Sol, se puede ver el tumulto y escuchar el murmullo de los casi 200 comerciantes, los cuales se alistan para un nuevo día, en el improvisado mercadito de Masatepe, Masaya, ubicado sobre tres cuadras que están en la cercanía del Parque Central y que tienen casi 20 años de estar ubicado en esa zona.

En el invierno los comerciantes se ven afectados por las lluvias.
Noel Amílcar Gallegos

HOY/ Masaya

 

 

Con los primeros rayos del Sol, se puede ver el tumulto y escuchar el murmullo de los casi 200 comerciantes, los cuales se alistan para un nuevo día, en el improvisado mercadito de Masatepe, Masaya, ubicado sobre tres cuadras que están en la cercanía del Parque Central y que tienen casi 20 años de estar ubicado en esa zona.

 

En este informal centro de compras, los pobladores encuentran frutas, vegetales, granos básicos, ropa, carne y de todo un poco. El ambiente de la mañana y parte de la tarde es movido.

 

Ya cuando el reloj marca las 2:00 de la tarde, los comerciantes levantan sus tiendas y mercadería y las guardan en una bodega municipal. Poner y quitar los tramos es la constante de todos los días. Es un trabajo tedioso, afirman los comerciantes.

 

“Aquí necesitamos un mercado, porque estamos en calles municipales, y a veces los dueños de las casas se molestan, pero nosotros vivimos de esto (el comercio). Fíjate que ahorita que estamos en invierno, todo es duro. La clientela se nos baja porque no hay lugar donde refugiarse de la lluvia. A veces se nos moja la mercadería, como el tomate, la chiltoma, y todo eso significa pérdidas”, dijo Javier Hernández.

 

Tramos

 

 

Catalina García, quien se encontraba palmeando tortillas, dijo que el techo de plástico que tiene sobre su pequeño tramo ha sido costeado de su propio bolsillo.

 

“Porque ayuda del alcalde no hay, ni del Gobierno (central). Creo que deberían preocuparse más por los comerciantes, porque están ahí por nosotros. Nos han dicho que van a construir un mercado, pero solo en palabras se han ido y nada en concreto”, señaló García.

 

Los comerciantes dicen que pagan a diario cinco córdobas de impuesto de piso a la Alcaldía, y que pronto estarán pagando cinco córdobas por metro, según la extensión del tramo.

 

Aparte los 300 córdobas mensuales por utilizar la deteriorada bodega, donde guardan sus mercaderías y sus improvisados tramos.

 

...

Notas Relacionadas