Lo que el viento se llevó

Más de siete láminas de zinc fueron dañadas el pasado sábado, en el sector del galerón de los abarrotes, dejando a los comerciantes vulnerables ante las lluvias.

En este galerón se
pueden ver varias láminas que fueron arrancadas por los fuertes vientos
del sábado.

Guillermo Flores 

Hoy

 

 

Más de siete láminas de zinc fueron dañadas el pasado sábado, en el sector del galerón de los abarrotes, dejando a los comerciantes vulnerables ante las lluvias.

 

El temporal, corto, pero dañino, afectó a muchos negocios, cuyos dueños esperan se les dé una pronta solución al problema.

 

“Ya estamos en eso, con los vientos del sábado nos organizamos para comprar las láminas y si es posible las vamos a poner por la tarde (lunes)”, expresó Augusto Rivera, director de la Corporación de Mercados Municipales de Managua (Commema).

 

Con los huecos dejados por el temporal, los comercios reciben directamente la lluvia y en muchos casos los productos que venden se dañan, lo que ya les ha producido pérdidas en el pasado.

 

Ya es viejo

 

 

Sin embargo, los comerciantes se quejan de que esto es un problema de todos los años, según ellos, Commema no da mantenimiento al techo, por lo que el Sol y las lluvias dañan las láminas que a veces se rompen.

 

En varias ocasiones los mismos comerciantes han puesto su granito de arena, recogiendo entre todos para reemplazar las láminas transparentes de plástico, que sirven como tragaluz.

 

“Los tragaluces se pusieron cuando no había energía, para iluminar, pero nunca le dan mantenimiento, entonces se le hacen grietas y por ahí entra la lluvia, eso nos afecta”, comenta Jamileth Uriarte, comerciante afectada.

 

Y es que según ellos no ha sido una la ocasión que han tenido que recolectar, puesto que cuando tienen estos problemas, son ellos los que resuelven juntos.

 

Por el momento no ha caído lluvia en el lugar, por lo que los comerciantes están preparándose, y esperan en que la respuesta de Commema sea efectiva, sino les tocará otra vez poner de su bolsillo.

 

Ante los problemas algunos de ellos han decidido techar por dentro sus negocios, ya que les sale mejor esto que estar teniendo problemas con sus productos cada vez que viene la temporada lluviosa. “Vamos a ver si ahora nos resuelven y vienen a arreglarlo”, expresa otro comerciante.

 

Andrés Flores, comerciante Cristóbal Galeano, comerciante

 

 

...

NOTAS RELACIONADAS